Babalu Aye

Share with:

FacebookTwitterGoogle


Simboliza los viajes largos, los países extranjeros, la filosofía, las leyes,
la religión, los altos cargos en la iglesia, la profecía, el milagro, la mente
abstracta, las aventuras, el comercio con el exterior, la navegación, la
vida al aire libre, los ejercicios físicos, las carreras de caballo, la
velocidad, las apuestas, los sabios, los estudios y la independencia.
Son alegres, joviales, optimistas, aventureros, estudiosos, independientes, aman la
libertad, son hiperquinéticos, normativos, idealistas, comprensivos, justos, adaptables,
vitales, entusiastas, intuitivos, proféticos, orgullosos y honestos. Son exagerados,
extremistas,
descuidados,
irreflexibles,
caprichosos,
jugadores,
charlatanes,
argumentativos, imprudentes, de moral elástica, gustan del riesgo, glotones, coléricos,
fanfarrones, egoístas, ególatras, envidiosos, prepotentes y petulantes.
Es un Oricha mayor y santo muy venerado. Deidad de la viruela, la lepra, las
enfermedades venéreas y, en general, de las afecciones de la piel. Se le considera hijo
de Naná Burukú, pero algunos estiman que nació directamente de Obatalá. Su nombre
quiere decir “padre del mundo”. A este santo le gusta trabajar con los muertos.

Este
Oricha no se asienta, sino que se recibe.
Su color es el morado obispo y su día es el viernes, aunque para otros es el miércoles.
Su número es el 17, y habla en el 4, el 11 y el 13.
El receptáculo es una cazuela muy plana (muy similar a la freidera de Eleguá, pero más
grande), tapada con otra a la inversa y sellada con cemento, o sin sellar, depende la
regla. La parte superior tiene un orificio o es una jícara o un güiro al que se insertan
plumas de guineo que se sacrificó el día del lavatorio o del fifeto. También puede ser
una güira alargada y cortada longitudinalmente.

Los atributos son:
El ajá, es decir, un manojo de varetas de palma de corojo o de coco que en su extremo
inferior están atadas con una tela de saco. Se le añaden cauris y cuentas para
adornarlos.
También telas de saco
Ex votos y cualquier implemento propio de los impedidos.
Igualmente perro, de cualquier tipo de material, que sean blancos y con manchas
amarillas.
Sus herramientas son dos perritos de hierro. Siempre que se recibe a San Lázaro se le
añade un Eleguá (con su respectivo Osún de perro). Si se entrega por camino arará
asojin, este Eleguá llevará el nombre de Afrá. Dos muletas y una matraca.
Los collares son de cuentas negras, matipó de Oyá, matipó de San Lázaro (blanco con
rayas azules), cuentas rojas. Se combinan según el camino del santo y en algunos casos
le añaden cauris.Viste con tela de saco o de cuadritos abigarrados y se adorna con muchos cauris.
Las comidas son miniestras y granos. Pan quemado, mazorcas de maíz tostadas. Cocos
verdes de agua. Ajo, cebolla, vino seco, corojo, pescado ahumado, jutía ahumada,
cogote de res. Chivo con barba, gallo grifo y jabao, paloma y gallina de Guinea y
codorniz.
Los mensajeros son los mosquitos, moscas y todo tipo de insectos que sean vectores de
enfermedades. También el viento.
Se sube y aparece casi siempre como enfermo, torcido y con las manos engarrotadas.
Cojea y se siente tan débil que se cae. Su hablar es fañoso y tiene la nariz llena de
mucosidades. Sus movimientos recuerdan los de un enfermo febril. En ocasiones hace
como si espantara las moscas y demás insectos que se posan sobre sus llagas.

También
agita el ajá en el aire, como en un rito de limpieza, barriendo todo lo malo.
Generalmente, este baile afecta mucho a los posesos, quienes suelen querer lamer
pústulas o afecciones cutáneas de los espectadores.
Las aflicciones contra los que protege son la lepra, viruela, sífilis, cólera, problemas
gástricos, úlceras, gangrenas, embolias, parálisis, erisipelas, amputaciones y todo tipo de
afecciones cutáneas.

 

No se admiten más comentarios