La Santeria en Cuba

Share with:

FacebookTwitterGoogle


LA SANTERÍA

ha sido durante muchos años una de las
religiones más importantes de Cuba. No obstante, esta
clase de culto se ha ido introduciendo gradualmente en
otros países. Por ejemplo, en uno de los principales
mercados de Ciudad de México hay tiendas
especializadas en la venta de objetos que se emplean
en la santería, tales como cruces, cirios, amuletos y
fetiches.

La mayoría de estas tiendas se llaman
botánicas, y existen comercios como estos en otras
grandes urbes del continente americano. En la ciudad
de Nueva York, las botánicas se anuncian con
frecuencia en las guías telefónicas y cuentan con más
entradas en las páginas amarillas que otros
establecimientos de artículos religiosos.
Un gran número de personas se sienten atraídas por el
misticismo y exotismo que rodean a la santería.

A veces se encuentran algunos de sus elementos en la
música y la literatura popular latina. En detrimento
de su significado religioso, la santería está cobrando
un carácter cada vez más secular y cultural, y se ha
difundido gracias a la música y a los acontecimientos
culturales afrocaribeños.
Sus orígenes se remontan al África antigua
La santería conserva las características básicas y las
tradiciones de una antigua religión africana
practicada en Nigeria por el pueblo yoruba. Cuando se
envió a los yoruba como esclavos a las islas del
Caribe entre 1770 y 1840, estos se llevaron consigo su
religión.

Una vez en el nuevo mundo, se les obligó a
aceptar el catolicismo, pero rehusaron abandonar por
completo sus costumbres. Así que crearon un nuevo
culto con elementos de ambas religiones, fenómeno que
se conoce como sincretismo.
A fin de conservar sus antiguas creencias religiosas,
los esclavos identificaron a los santos del
catolicismo con los dioses africanos, otorgándoles a
cada uno características y poderes especiales. De este
modo, sus dioses y diosas, llamados orisha, tomaron el
nombre y la forma de tales santos. Sin embargo, los
rituales, las costumbres y las creencias que trajeron
de África no cambiaron. Un sacerdote santero de Cuba
explica: “El sincretismo nos permite adorar al dios
católico en el altar, aunque a quien vemos realmente
es al dios africano”.
Algunas religiones tales como el vudú, la macumba y la
obeah combinan varios elementos de la liturgia, los
sacramentos y los utensilios sagrados del catolicismo
con las prácticas espiritistas africanas. Puesto que
desde un principio la Iglesia Católica prohibió en
Latinoamérica las religiones que provenían de África,
la santería se practicó en secreto por mucho tiempo,
hasta que finalmente la Iglesia comenzó a tolerar tal
sincretismo religioso entre los esclavos.
Características de la santería¿En qué consiste este culto? Los santeros ?así se
conoce a sus practicantes? adoran a un ser supremo y a
un grupo de deidades u orisha, que forman el panteón
yoruba. Los sacerdotes santeros interpretan la
voluntad de los orisha por medio de la adivinación.
Parece ser que, a fin de transmitirles su consejo, los
orisha poseen en algunas ocasiones a los adoradores,
quienes a su vez los invocan mediante oraciones,
música, ofrendas y un comportamiento específico. Los
altares desempeñan un papel importante en la
adoración. Los santeros tienen uno en su hogar y en él
ofrecen flores, ron, bizcocho y cigarros para mantener
contentas a las deidades y granjearse su favor.
En un artículo del periódico The New York Times,
Lizette Alvarez dijo sobre la filosofía santera: “Da
más importancia al presente que a la vida después de
la muerte y se centra en las fuerzas naturales. Cada
deidad representa un aspecto de la naturaleza, como el
trueno, y una característica humana, como el poder”.
Los sacerdotes santeros ayudan a la gente a resolver
los problemas cotidianos consultando a los orisha.

No son sacerdotes católicos, y normalmente llevan a cabo
sus rituales en alguna casa, no en un templo.
La santería atrae especialmente a gente con
necesidades emocionales y económicas, a los desvalidos
y a los inmigrantes que se mudan a países donde esta
se practica, pues hace que se sientan parte de un
grupo, de una gran familia. Los creyentes pertenecen a
una comunidad específica con un padrino (o una
madrina) que es a su vez consejero y sacerdote. Se
inicia a los nuevos miembros en una ceremonia con
música, baile y sacrificios animales oficiada por el
sacerdote. También se sacrifican animales (por
ejemplo, pollos, cabras, palomas, pichones o tortugas)
cuando se produce un nacimiento, un casamiento o una
defunción

No se admiten más comentarios